cerrar
cerrar

caf.com / jóvenes / hackatón social por la paz en colombia

jóvenes

TwitterFacebookGoogle plusLinkedInYoutubeRSSSuscribe
01 de agosto de 2018Hackatón Social por la Paz en Colombia
1img - Hackatón Social por la Paz en Colombia

Más de 70 jóvenes se unieron al Hackatón Social por la Paz, organizado en el Laboratorio DIA (Democratizando Innovación en las Américas) en Bogotá, para buscar soluciones a los retos de la reconciliación entre víctimas del conflicto armado y excombatientes en Colombia. 

comparteimg - Twitterimg - Facebookimg - GooglePlusimg - LinkedInimg - Whatsapp

La iniciativa, enmarcada en las actividades del Laboratorio de Innovación para la Paz, un proyecto del Trust for the Americas, CAF –banco de desarrollo de América Latina- y la Universidad Nacional de Colombia, contó con la participación de expertos invitados que trabajaron lado a lado con los jóvenes en el desarrollo de sus ideas.

Los participantes, reunidos el  el 21 de julio, fueron divididos en seis grupos de alrededor de 12 personas y recibieron la instrucción de buscar una solución al siguiente reto: ¿Cómo construir estrategias innovadoras de reconciliación entre población víctima y excombatiente tanto en el sector rural como en el urbano, que se pueda implementar en los siguientes dos años? Este reto debe ser resuelto en una hora y media. Los integrantes de cada grupo presentaron sus propuestas, en forma de pitch, con una duración máxima de tres minutos. Dichas propuestas fueron evaluadas con base en criterios de pertinencia, factibilidad, impacto y sostenibilidad.

La idea ganadora fue Tienda de saberes para la reconciliación, una aplicación tipo tienda en la que tanto víctimas como quienes alguna vez fueron victimarios puedan ofrecer productos, de manera que los consumidores puedan conocer la historia detrás de cada artículo o producto. Esta iniciativa surgió debido a que el grupo identificó que una de las causas que dificultan la reconciliación es la falta de oportunidades para los que alguna vez fueron actores del conflicto, pese a que varios de ellos tienen varias ideas de negocio con mucho potencial, y todos cuentan con conocimientos amplios de los territorios. Los desarrolladores resaltaron que se trata de una herramienta innovadora no solo por ser la primera aplicación de este tipo, sino porque el consumidor podrá ver quién está detrás de los productos, conocer su historia, cuánto tiempo tardó en producirse y puede saber a dónde se  dirige la inversión de su compra. 

Otras ideas destacadas que surgieron del Hackatón son las siguientes: 

 

Tejiendo Territorio

Este proyecto se planteó para ser desarrollado en la localidad de Usme, en Bogotá. Se basó en la importancia de crear un proceso de reconciliación entre víctimas y excombatientes, un elemento de construcción de comunidad y un camino hacia el mejoramiento de condiciones de vida de dichas poblaciones. Se propusieron acciones específicas tales como encuentros de saberes, en los que aquellos que alguna vez fueron actores del conflicto armado puedan realizar ejercicios que les permitieran reconocer sus emociones; tejidos de paz, actividad que contribuye a la  construcción colectiva; y una siembra, para que las personas puedan empezar a producir sus propios alimentos. 

 

Reconstruyendo Ideas para la Paz

Se trata de un laboratorio de reconciliación y emprendimiento agrícola planteado para la localidad de Sumapaz, en Bogotá, en el que se tratan las secuelas psicológicas de actores de conflicto tales como víctimas y quienes algún día fueron victimarios. Allí se realizarían capacitaciones agrícolas y manufactureras con el fin de crear un proyecto autosostenible en el que se controlaría la cadena de producción desde la cosecha hasta la comercialización de los productos. 

 

Me la Trueco por la Paz

Este proyecto fue planteado para ser desarrollado en tres localidades de Bogotá. En su primera etapa, se utilizaría la pedagogía del juego, por lo que se invitarían familias a participar de varias actividades pedagógicas. Quienes lo desarrollaron destacaron la importancia del juego en el papel de la reconciliación, pues afirman que dicha actividad permite que los individuos se reconozcan entre sí como iguales e identifiquen sus habilidades y talentos. En su segunda fase se propuso agrupar a las personas para que desarrollen proyectos productivos de acuerdo a sus habilidades; posteriormente se realizaría la creación de una cooperativa. Este proyecto trabaja no sólo en beneficio del mejoramiento económico de quienes formen parte de él, sino también en la posibilidad de una sanación emocional. 

 

Paz a la Chiva

Los participantes que desarrollaron esta idea propusieron la creación de una unidad móvil –una chiva-, que se ubicaría en la localidad de Kennedy y contaría con un equipo conformado por psicólogos,  economistas, trabajadores sociales, enfermeras, ingenieros y formadores educativos. La chiva tendría como objetivo apoyar la reconciliación entre excombatientes y víctimas, a través de un proceso que incluye una guía técnica integral compuesta por un diagnóstico situacional de las personas a nivel económico y psicológico; un análisis de la terapia a implementar (según cada caso); y la socialización con el paciente de los pasos a seguir. Además, fueron propuestos talleres de yoga, meditación, oración, biodanza y teatro, además de otras actividades de competencias transversales para ayudar con el fortalecimiento físico y psicológico de quienes asistan a ellos. Por último, fue planteada una orientación para la inclusión laboral y social, así como para el desarrollo de emprendimientos o núcleos productivos de quienes se hagan partícipes del proyecto. 

 

Reconciclatón

Se trata de la instalación de un bicitaller en Mitú, capital del departamento de Vaupés, en el que se diseñarían, construirían y comercializarían bicicletas. Gracias a este proyecto serían generados diez empleos directos que, además, ayudarían en la construcción del tejido social. Las ganancias obtenidas con las bicicletas serían destinadas a la realización de talleres psicosociales, bicipaseos guiados y a la creación de una aplicación móvil en la que también se venderían estos productos y se divulgarían las actividades organizadas en torno al proyecto.

 

Nuevas actividades 

Para el 19 de agosto, el Laboratorio DIA de Innovación para la Paz tiene como objetivo capacitar un total de 250 personas en las sedes de la UNAL en Bogotá, Arauca, Tumaco y Manizales. Antes de esta fecha, la sede de Manizales celebrará un pequeño Hackton-Pitch Tank.

Por su parte, la sede Bogotá de la UNAL celebrará su Pitch Tank el sábado 4 de agosto. En este evento, un panel de expertos evaluará cerca de 50 propuestas de proyectos con base en criterios de pertinencia, factibilidad, impacto y sostenibilidad. Como resultado de este ejercicio, se elegirán a los mejores 12 proyectos. Dichos proyectos serán premiados mediante mentorías con personal experto dentro y fuera de la UNAL con el fin de acompañar a los jóvenes en el proceso de desarrollo de sus proyectos. 

El Laboratorio de Innovación para la paz ha formado a más de 200 jóvenes en la metodología DIA, que busca democratizar el acceso a una red de laboratorios de innovación con el objetivo de fomentar creatividad e innovación en jóvenes y activar su potencial en favor de la identificación y diseño de proyectos que contribuyan a la reconciliación social y la construcción de paz. Dichas innovaciones buscan ser soluciones concretas, prácticas, de bajo costo, gran impacto y alta calidad que resuelvan problemáticas asociadas a los efectos del conflicto armado y la violencia en el país.

TwitterFacebookGoogle plusLinkedInYoutubeRSSSuscribe