cerrar
cerrar

caf.com / visiones / américa latina: en busca de inversores para fomentar emprendimientos dinámicos

visiones

América Latina: en busca de inversores para fomentar emprendimientos dinámicos06 de febrero de 2018 por: Adolfo Castejón
comparteimg - Twitterimg - Facebookimg - GooglePlusimg - LinkedInimg - Whatsapp

En un  intento de incentivar inversiones que favorezcan el acceso a financiamiento “ángel”, es decir financiamiento para emprendimientos en etapas tempranas proveniente de inversores individuales a cambio de una participación accionaria, desde CAF estamos apoyando, entre otras, la iniciativa regional del BID/Fomin llamada Xcala, que pretende aumentar el acceso a fi­nanciamiento de los emprendedores dinámicos, utilizando como vehículos las redes de inverso­res ángeles en América Latina.

Para ello, estamos apoyando esta iniciativa con el fin de crear impacto económico y social, a tra­vés de capacitación tanto de inversores como de emprendedores; la generación de capital social e identidad colectiva y con apoyo financiero para la estructura de las redes y su operatividad, propiciando así las condiciones necesarias para que se den más y mejores inversiones en la región.

Dentro de su portafolio de productos y servicios, Xcala cuenta con la investigación llamada Monitor Ángel, que analiza el comportamiento de estas redes en la región.

Como parte de la iniciativa, ejecutada por el IEEM (escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo), se realizó una investigación para logramos recabar información relacionada con las redes de inversionistas ángeles en 13 países: Venezuela, Paraguay, República Dominicana, Costa Rica, Jamaica, Perú, Ecuador, México, Colombia, Uruguay, Argentina, Chile y Brasil.

Los principales hallazgos señalan que en la región existen formalmente 46 redes de inversionistas ángeles activas, de las cuales una red es aspirante, 6 son nacientes y 39 están en funcionamiento. Brasil encabeza la lista con 9 redes en funcionamiento y 3 en etapas nacientes. Le sigue Perú con 4 redes en funcionamiento, una naciente y una aspirante. Argentina, Chile, México y Colombia tienen 4 redes en funcionamiento cada uno y las restantes 12 se dividen entre los otros países.

Estas redes realizaron 125 operaciones de inversión por un monto total de unos 17,5 millones de dólares (un promedio de 141.115 dólares por emprendimiento). Estas inversiones tienen un promedio de retorno sobre las inversiones esperado a cinco años del 32%, con una proyección de generación de empleo de 2.375 nuevos puestos de trabajo para el mismo período. De estas 45 redes activas, el 76% tuvieron cierres de inversión, frente al 66% en 2015 y el 65% en 2014. Los emprendimientos seleccionados se encuentran principalmente en el área de las TIC y de la alta tecnología. Se destaca igualmente la profesionalización de las redes, donde un 76% tienen contratado un gestor profesional para identificar proyectos y administrar las actividades de la red.

La mayoría de los proyectos que llegan a estas redes se encuentran en su fase se­milla, seguido por los proyectos en fase de consolidación y, por últi­mo, los que están en crecimiento. Las ideas de negocio no se presentan en estas redes, por lo cual los proyectos en esa fase normalmente son dirigidos a otras instituciones del ecosistema de emprendimiento que apoya en esa fase.

Las redes en funcionamiento fueron impulsadas principalmente por organizaciones incubadoras, instituciones de apoyo al emprendimiento y parques tecnológicos (47%) seguidos por grupos de inversionistas (un 37%). Entre los principales servicios y actividades que ofrecen estas redes destacan los rela­cionados con la ampliación y mejora de la ofer­ta de proyectos (asesoramiento y formación de emprendedores), mejora de la capacidad de evaluación de los inversores (formación a inver­sores), fomento y facilitación de los acuerdos (organización de concursos de emprendedores, contacto con fondos de inversión, apoyo en la negociación, apoyo al due diligence y armado de acuerdos de condiciones). Desde el punto de vista del perfil de los inversionistas, casi el 90% son hombres; un 42,68% son empresarios activos, seguidos de ejecutivos (20,03%) y profesionales (16,44%). Alrededor del 60% de los inversores tienen experiencia previa invirtiendo como ángel.   

El estudio también indica que la consolidación de la inversión ángel es una buena alternativa de financiamiento para los proyectos de los emprendedores de la región, al multiplicarse por 10 las transacciones en los últimos 5 años y aumentando 7 veces el total invertido para ese mismo período. A pesar de ello, las redes sufren de un deal flow de proyectos de calidad; aún persiste una necesidad importante de capacitación y formación para los inversores y a pesar de los esfuerzos existe una brecha muy importante en el tema de género entre los inversionistas.

En cuanto a las áreas de mejora, el estudio identifica fallas de mercado que deben ser cubiertas por los actores de los ecosistemas de emprendimiento, en las cuales CAF, como banco de desarrollo, puede tener un rol relevante apoyando iniciativas novedosas de financiamiento a los emprendedores en etapas tempranas. 

Adolfo CastejónEjecutivo Principal de Desarrollo Productivo y Financiero en CAF